Proceso de duelo en la adolescencia

This entry was posted by on Sábado, 28 enero, 2012 at

La adolescencia es una etapa de la vida que transcurre entre los 10 y 20 años, en la cual se experimentan cambios importantes a nivel físico, afectivo, moral, social y espiritual.

En esta etapa difícil de la vida, se enfrentan cambios y conflictos propios de la edad y si a esto se le suma la pérdida de un ser querido, puede resultar algo aún más difícil de experimentar; sin embargo, a diferencia de los niños, ellos son conscientes de la muerte.

¿Qué hacer y no hacer cuando se ayuda a un adolescente que ha sufrido la pérdida de un ser querido?:

- En ocasiones los padres quieren evitarle el sufrimiento y optan por ser sobreprotectores, sin embargo, esto sólo dificulta la resolución adecuada del duelo y puede ser interpretada por el adolescente como una manera de no tomarle en cuenta.

- Lo más importante en el proceso de duelo en los adolescentes es apoyarlos afectivamente. Mostrar cercano y disponible el apoyo de familiares, amigos y personas importantes para él, ya que esto es primordial y puede evitar que canalice su aflicción de forma destructiva o autodestructiva.

Imagen vía. adolescente.cuidadoinfantil.net

- Permitir y respetar la expresión o no de sus emociones. Lo más conveniente es alentarlo a que comparta sus sentimientos.

- Conservar rutinas, hábitos, y horarios en la medida que sea posible de forma que el mundo no se desestabilice ante él. Esto ayuda a mantener un cierto orden dentro de la confusión y favorece a la estabilidad del adolescente.

- Ante este suceso lo adecuado es no pedirle que se comporte como adulto, porque aún no lo es.

Los efectos de un duelo que no se resuelve apropiadamente en este grupo de edad pueden ser: baja autoestima, abuso de sustancias (como alcohol, drogas, etc.), problemas de rendimiento escolar, confusión, suicidio, etc., en caso de ser así lo necesario es consultar un especialista.

Vía.  iconcologia.net / Instituto Mexicano de Tanatología, ¿Cómo enfrentar la muerte?: tanatología , 3a edición, Trillas,  México, 2011, p.p. 51-52, 268.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply